Deportes

El Girona tumba al Barça en la Supercopa de Catalunya

El Girona levantó su primera Supercopa de Catalunnya tras derrotar al FC Barcelona con un gol de penalti de Stuani. Eusebio encaró el partido con todos sus efectivos y ello se acabó notando en un encuentro muy igualado. El equipo mezcado de jóvenes y poco  habituales de Valverde compitió bien, pero los pequeños detalles relacionados sobre todo con la experiencia dieron el triunfo a los rojiblancos.

La propuesta de ambos equipos fue muy distinta en cuanto al rol de sus futbolitas. Mientras Valverde dispuso de los siete jugadores del primer equipo convocados que no son habituales en sus  planes, Eusebio situó un equipo palgado de titulares con futbolistas de mucha jerarquía como Pere Pons, Granell o Bernardo en el once.  La falta de ritmo y de compenetración podía ser el enemigo blaugrana, pero las fuerzas estuvieron igualadas.

Todibo, de pivote

El Girona mostró un poco más de chispa en ataque con su juego eléctrico por las bandas. Pedro Porro y Valery subían con velocidad y tanto Roberts como Lozano hacían buenas acciones de desdoble. Así fue como llegó la primera ocasión con un tiro de Lozano rozando el palo.

El Barça, por su parte, trataba de serenar el juego a partir de Aleñá y Rioqui Puig. Todibo ejerció de pivote defensivo y cumplió en las facetas defensivas. Su misión era robar y tocar para un compañero. Muchos más problemas tenía cuando debía controlar, girarse y fajarse de algún rival, si bien acabó dejando un buen detalle con un caño a Granell.

Aleñá y Riqui asumieron la responsabilidad de comandar al equipo con Malcom probando el desequilibrio por la derecha. Otro recurso fue el balón largo para Boateng, quien cumplió en el juego de espaldas a la  portería, abriendo bien tras ganar la pelota, aunque le costaba llegar luego a las posiciones de remate. Collado, en la izquierda, aportaba intensidad y dejó un pase delicado a Malcom, quien cruzó con un trallazo que Iraizoz  pudo desviar con apuros.

El segundo tiempo se inició con un cambio significativo pensando en el partido de Liga ante el Rayo Vallecano. Umtiti fue sustituido y apunta a tiutlar frente a los madrileños por la sanción de Lenglet. El cambio llevó a Todibo atrás y entró Oriol Busquets para ejercer de medio centro. Una reanduación que tuvo dos chispazos en un minuto. Primero Riqui Puig lanzó una contra, que Collado no pudo  culminar y Wagué, rapídisimo, cortó un avance de Roberts que se dirigía directo contra la meta de Cillessen.

Stuani, de penalti

El Barça controlaba el ritmo del juego y estaba bien posicionado, aunque el Girona hizo valer su oficio para avanzarse en el marcador. Collado cometió un inocente penalti sobre Valery, que Stuani transformó con seguridad. La entrada de Stuani, Portu y Borja García fue la declaración de intenciones de Eusebio de que quería este título.

Valverde únicamente movió pieza con el gol en contra dando entrada a Abel Ruiz por Collado ya que el juego no era para nada malo. El Barça acarició el empate con un centro de Malcom y un cabezazo de Aleñá al larguero. El equipo blaugrana lo intentó hasta el final, con córners y balones al área buscando a Boateng sin fortuna. El Girona, por su parte, se puso el mono de trabajo y Montes y Stuani se llevaron dos amarillas por derribar a Riqui Puig. La veteranía fue un grado para asegurar la victoria.

 

Fuente: Sport.es

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: