Nacionales Noticias Política

Soy la hija de Berta Cáceres; exijo justicia para Ella”.

La seguridad del gobernante de Honduras, Juan Hernández, sacó por la fuerza a Olivia Zúniga Cáceres, hija de la asesinada lideresa indígena y ambientalista, Berta Cáceres.

Cáceres Zúniga, quién es diputada al Congreso Nacional por el opositor Partido Libertad y Refundación (Libre), fue sacada a empujones por uno de los miembros de la seguridad presidencial, luego que la joven gritara a todo pulmón: “Fuera JOH. Soy la hija de Berta Cáceres; exijo justicia para Berta Cáceres”.

Las expresiones de la congresista fueron el aliciente para que la seguridad presidencial pusiera en evidencia la falta de tolerancia a la diversidad de ideas y el irrespeto por la libertad de expresión.

Mientras los gritos de la legisladora eran escuchados en el salón por los presentes, el gobernante—-quien hacía uso de la palabra— prosiguió sin ningún contratiempo, diciendo que durante su gestión la justicia hacia las mujeres ha tenido avances.

Al sentirse sometida, Zúniga Cáceres procedió a salirse del salón donde precisamente se realizaba un evento público en el marco del lanzamiento de Spotlight, una iniciativa mundial impulsada por la Unión Europea y la ONU, para dar respuesta a los desafíos  sobre la violencia contra las mujeres, las niñas y los feminicidos.

“ASESINO, CRIMINAL Y NARCOTRAFICANTE”

Una vez fuera del salón, la hija de Berta Cáceres siguió gritando, pero esta vez sus expresiones eran más fuertes y le dijo a Hernández: “asesino, criminal y narcotraficante. Soy la hija de Berta Cáceres y eso no es cierto,”, dijo en alusión a las aseveraciones que hizo Hernández en su discurso sobre las políticas que, supuestamente, su gobierno está implementando a favor de las mujeres.

“Me voy de aquí porque lo que trajeron aquí fue un asesino. La Unión Europea es una mentirosa”, siguió diciendo, mientras declaraba ante la prensa que se indignó al ver que adentro estaba Hernández.

“Nos invitaron como diputada, como miembra de la Comisión de Equidad de Género; no puedo creer el cinismo al traer al dizque presidente de Honduras que es un gobierno espurio, un gobierno usurpador, criminal”, abundó.

Añadió que durante el evento pidió justicia paras las mujeres que han sido asesinadas, “como por ejemplo Berta Cáceres asesinada por la familia Atala, y no ha habido justicia para ella y para un montón de niñas, violadas, torturadas, asesinadas, así que eso no es cierto, por eso me voy de aquí”, expresó mientras avanzaba hacia el ascensor.

Olivia Zúniga Cáceres, recibió el respaldo y solidaridad de varias organizaciones defensoras de los derechos humanos que condenaron el accionar de la seguridad presidencial.

Berta Cáceres fue asesinada el 3 de marzo de 2016 en su vivienda en la ciudad de La Esperanza, en el occidental departamento de Intibucá, territorio ancestralmente habitado por la etnia lenca.

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: