Noticias Salud

Calor e hipertensión: dos factores que sin control pueden volverse «una bomba de tiempo»

Con la medicación adecuada y un estilo de vida saludable, la presión arterial elevada dejó de ser un tema de preocupación médica. Sin embargo, el verano puede volverse cuesta arriba para quienes la padecen. Qué hábitos y cuidados incorporar para evitar complicaciones.

La hipertensión arterial es la elevación de la presión arterial por encima de los valores normales. Hay que tener presente que no siempre el cuadro presenta síntomas, de ahí que la enfermedad sea una de las patologías llamadas «silenciosas».

Sin embargo, los tratamientos actuales permitieron que esta enfermedad tenga muy buen pronóstico, siempre que sea tratada en forma oportuna. La medicación adecuada, junto con un estilo de vida saludable, bajo consumo de sal y un peso apropiado son medidas suficientes, en la mayoría de los casos, para controlar la condición.

«En verano, el hipertenso se expone a cuadros de deshidratación. El calor incide tanto en la dilatación de las arterias, como en la deshidratación, por lo que las personas transpiran mucho y si no toman el suficiente líquido, pueden tener problemas. Tanto la dilatación como la deshidratación son factores importantes para controlar en personas hipertensas», alertó el médico Flores.

«los afectados por los cambios de temperatura deben consultar al médico, que puede modificar temporalmente los medicamentos recetados para ajustarse a la época de calor y reducir las molestias de los pacientes». Asimismo, la medicación debe estar indicada y controlada por el profesional de cabecera.

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: