Tegucigalpa, Honduras. La inminente crisis universitaria en el país es algo que ha sido una barrera para el Estado de Honduras durante todo el presente siglo. Grupos estudiantiles han reclamado diferentes derechos que se ven afectados de manera o indirecta por parte de las autoridades universitarias y a la vez las autoridades gubernamentales, como el derecho a la seguridad o a la vida por ejemplo.

En medio de esta crisis un nuevo incidente que ha indignado a los estudiantes sucedió el pasado domingo cuando un estudiante de ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) se encontró calcinado de manera infame en el sector del Carrizal en Comayagüela. Tras los análisis correspondientes se logro determinar que el cuerpo pertenecía al joven Iván Enrique Mejía Montoya de 24 años de edad, quien fue identificado por sus familiares por un tatuaje en su cuerpo.

El pasado martes fue secuestrado en horas de la mañana y lo ultimo que ellos supieron de él es que se le vio comer en un restaurante de comida china al norte de la capital.

Versiones de los testigos

Algunos vecinos de la zona aseguraron que de una automóvil  se bajaron varios individuos con un costal o saco y encima le colocaron una llanta a la cual le prendieron fuego con la intención de desaparecer la evidencia.

Miembros de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) se trasladaron hasta el sitio de los hechos donde realizaron las pesquisas del caso, recolección de evidencias, análisis oculares, por los fracturas de partes del cuerpo algunos aseguran que fue vilmente torturado y posteriormente se le dio muerte.

Escena del crimen donde se encontró el cadáver del joven estudiante

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: