Tegucigalpa, Honduras. Gracias a la multiplicidad de actores involucrados, el Gobierno de la República a través del Ejecutivo y el Legislativo, tomaron a bien dar a conocer a la población hondureña la materialización de un aumento salarial al estéril gremio magisterial.

Las palabras del Presidente de la República iniciaron señalando “Los Colegios del Sector Magisterial y el Gobierno, considerando que desde hace mucho tiempo no nos sentamos a la mesa a conversar y construir. Hoy quiero destacar el rol que ha jugado el Congreso Nacional y el grupo de diputados que esta presente y los dirigentes magisteriales, la ministra de finanza y el equipo de la Secretaria de Educación han venido generando un diálogo fructífero”.

Rueda de prensa de los sectores gestores del aumento salarial al gremio magisterial

De igual manera aseguro que se instalaría una mesa de conversación permanente que edifique un nuevo sistema educativo, de calidad donde el centro del mismo sea el alumno facilitando la entrega del Estado a través del docente.

En concreto el aumento salarial representara unos L. 100,000,000.00  y más de L. 289,000,000.00 que serán invertidos con fondos de la taza de seguridad al sector educación.

Perspectivas del Aumento

Esta decisión ha sido alabada por el Ministro de Educación, quien aseguro sentirse contento por estar dentro del presupuesto nacional del año 2019. Por su parte el sector docente ha generado duras criticas a este aumento pues en más de 10 años no se les había considerado por parte del Gobierno de la República, añadiendo que dicho aumento en teoría solo representa unos L. 1,000.00 y esto no para todos (a unos docentes no se les otorgara ni L. 1,000.00).

Cabe señalar que el aumento real sería de uno L. 2.02 por hora clase, lo cual representa una burla al sector magisterial, considerando que el trabajo no solo representa una carga física, sino una carga intelectual en la que un docente en promedio invierte más de 11 horas al días en realizar sus clases.

De igual manera es de señalar que en contexto un docente en el nivel básico tiene una carga de 36 horas, y en otros niveles asciende a 12, 7; lo que en teoría no representaría absolutamente nada en el aumento acordado con el gobierno y los dirigentes magisteriales.

Momento de finalización de las declaraciones

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: