Santa Ana de Yusguare, Honduras. La tragedia de la muerte de un joven debido a desesperanza o frustración abrumadoras resulta devastadora para la familia, los amigos y la comunidad. Padres, hermanos, compañeros, entrenadores y vecinos podrían quedarse con la duda si pudieran haber hecho algo para impedir que ese joven decidiera suicidarse.

Este día en horas de la mañana se informó a la institución policial sobre el fallecimiento de un individuo del sexo masculino por aparente suicidio. Tras llegar a la escena del hecho se constato que Oniel Antonio Osorto de 23 años se había suicidado (asfixia suspendida).

Cuerpo sin vida de Oniel Antonio Osorto

Comentarios familiares aseveran que se debe a una presión pasional además de problemas económicos, lo que habría llevado al joven a tomar la mortal  decisión.

 

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: