Nueva York, EE.UU. El Departamento del Tesoro señalo en el año 2013 a tres empresarios hondureños como máximos líderes de la “Red Cachiros” quienes poseían múltiples empresas que se encargaban de realizar el llamado lavado de activos, los cuales provenían del narcotráfico.

Según se ha informado de manera no oficial, esta red podría ser clave para el caso “Chapo”.  Joaquín “El Chapo” Guzmán, cuyo juicio comenzó ayer en Nueva York, aseguró que es un chivo expiatorio del gobierno de México. (Añadiendo  por  defensa del chapo que el gobierno mexicano habría recibido cientos de millones de dólares en sobornos del narcotráfico).  La fiscalía en la cual está  siendo llevado el caso no profundizo estas declaraciones en vista que no es por lo que está siendo acusado, simplemente aseguraron que es un asesino que durante 25 años envió a Estados Unidos decenas de toneladas de droga, toda la que quiso.

Boceto de lo que sucedió dentro de la sala de juicios en Nueva York

El Chapo, uno de los jefes narco más famoso del mundo, es acusado de 11 delitos, incluido el envío a Estados Unidos de 155 toneladas de cocaína, y si es hallado culpable puede ser condenado a cadena perpetua.

“Hay otro lado de esta historia, el lado que el gobierno de Estados Unidos y de México no quieren que ustedes conozcan…, sobre cómo funcionarios del gobierno pueden ser sobornados, y pueden conspirar para cometer los crímenes más serios”, dijo al jurado Jeffrey Lichtman, un experimentado abogado que salvó de la cárcel a John Gotti Jr., hijo de un capo de la mafia neoyorquina.

Lichtman aseguró que el verdadero jefe del cártel de Sinaloa es el coacusado del Chapo, Ismael “Mayo” Zambada, de 70 años, que nunca pasó un día en prisión y sigue prófugo, y que ha pagado “al actual y al anterior presidente de México”, Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón, “cientos de millones de dólares en sobornos”.

 

Cachiros Testificarían

 

Integrantes de la Red Cachiro (expediente 19 de septiembre 2013)

“Este es un caso emblemático para el gobierno, no solo por los supuestos crímenes del acusado sino porque es un caso para dar el ejemplo en la guerra de Estados Unidos contra el narcotráfico internacional”, dijo René Sotorrio, un abogado de Miami que defiende a los hermanos Rivera Maradiaga, exlíderes del cártel hondureño “Los Cachiros” y que podrían atestiguar contra el Chapo.

Sotorrio dijo que en más de 40 años de experiencia en casos federales nunca vio medidas tan extremas de seguridad. La fiscalía prepara el testimonio de decenas de testigos para intentar probar los crímenes cometidos por El Chapo, muchos de ellos exrivales o socios del capo narcotraficante y a quienes la defensa intentó desacreditar ayer.

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: