La Ceiba, honduras. El presidente de un club de fútbol hondureño (CD Vida) cuyo negocio tiene oficinas en Nueva Orleáns se declarará culpable de los cargos que tramó ilegalmente para elevar el costo del envío de carga desde los Estados Unidos a varios lugares, incluyendo a Honduras.

Roberto Dip, fue capturado en New Orleans a finales de junio del presente año por agentes de la La Oficina Federal de Investigación (FBI) al igual que  uno de sus empleados identificado como Jason Handal.

Roberto Dip

Los registros judiciales muestran que Roberto Dip y uno de sus empleados, Jason Handal, tienen la intención de admitir las faltas enunciadas en un informe de cuatro páginas de información que los fiscales presentaron contra el par el mes pasado.

Según lo detallado en medios de prensa en el Estado de Louisiana resolverán su caso en el tribunal federal de Miami, donde fueron arrestados inicialmente el 29 de junio por acusaciones de violar las leyes antimonopolio, en lugar de en Nueva Orleans, donde se presentaron los documentos judiciales.

No está claro qué tipo de castigo pueden enfrentar los dos. Podrían haber enfrentado hasta 10 años en prisión, así como una multa de  $1 millón si hubieran sido condenados en el juicio. Pero los acusados ​​suelen recibir castigos que son más ligeros que el máximo si se declaran antes de eso.

En el momento de su arresto, Dip era concejal de la ciudad de La Ceiba, Honduras.  También fue presidente de un equipo con sede en La Ceiba que compite en la liga de fútbol profesional de primera división de Honduras, Club Deportivo  Vida Social(CD VIDA). El equipo es propiedad de la compañía naviera Dip.

“Las leyes antimonopolio … penalizan a las empresas que se confabulan para fijar los precios de un producto o servicio”,

Aparte de sus oficinas locales, la compañía de transporte de carga Dip también tenía sucursales en Baton Rouge y Miami. Desarrolló una reputación como confiable y en un momento mereció elogios del gobierno federal: una carta de 2013 de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos elogió a la empresa Dip por usar su equipo de rayos X para ayudar a las autoridades a confiscar armas y municiones.

Pero, en una declaración emitida después de su arresto, Dip explicó que los costos operacionales en Honduras se habían disparado, lo que llevó a la reunión de 2014 a la que se hacía referencia en documentos judiciales.

Su declaración agregó que un rival de negocios no especificado había reportado la reunión a los federales de “mala fe” con la esperanza de destruir la compañía de Dip.

El equipo de fútbol de Dip parecía haber estado en una situación financiera antes de su arresto. Dijo que estaba preocupado por poder pagar los salarios de sus jugadores e incluso se había preguntado públicamente si los gobiernos locales y nacionales podrían ayudarlo.

 

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: