Mantener una figura estilizada es desde tiempos inmemoriales una obsesión para muchas personas. Lo que para algunos es una quimera casi inalcanzable para otros es un gran negocio

Cada año, la llegada de la primavera marca el inicio de una de las de las operaciones más importantes y multitudinarias del planeta. Estamos hablando de la omnipresente Operación bikini. Quien más, quien menos, todos estamos deseando lucir palmito cuando llega el calor y hacemos lo posible, y algunas veces lo imposible, por perder alguna de las lorzas que vamos sumando y que durante el resto del año adornan nuestra bella silueta.

Y claro, cientos de empresas nacen al calor de este enorme negocio que es la pérdida de peso. Sobrevivir entre tanta competencia es complicado. Dietas milagrosas, gimnasios, bebidas detox o prendas compresivas para disimular forman parte de este universo de la eliminación de grasa corporal.

Ahora, que empezamos a meternos de lleno en el frío y la lluvia y ya quedan muy lejos los pensamientos estivales y sus “problemas” asociados, repasemos lo que han hecho en años anteriores los distintos actores del sector del adelgazamiento en materia de publicidad.

En la desbordante imaginación de un niño no se puede imaginar a ningún héroe con exceso de peso. Ya quiera ser cantante, policía o menos aún un deportista. De eso se ha dado cuenta la filial guatemalteca de la Fundación League AgainstObesity que alienta a los jóvenes a perder algún kilo para poder cumplir los sueños de infancia.

Por desgracia, la publicidad no adelgaza solo con verla

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: