La salida que más se está estancando es la de Rafinha. ¿Por qué? Quizás no sea un motivo a despreciar que es la marcha que menos le apetece a Ernesto Valverde. El técnico del Barcelona ha asegurado por activa o por pasiva que cuenta con el jugador, si bien en el último partido de Liga, en Valladolid, pareció darlo ya por perdido y no lo convocó.

Pero el trasfondo de esta situación es sobre todo económico. El Betis es el equipo al que se dirigen todos los caminos, pero no es una operación fácil, pues el Barça considera que un futbolista que termina contrato en 2020 no se puede marchar cedido… a menos que se incluya una cláusula de compra obligatoria. Pero ya se utilizó la misma fórmula con el Inter de Milán, donde ‘Rafa’ jugó la pasada temporada y todos sabemos cómo acabó. El jugador regresó a Barcelona tras justificar los italianos que no lo podían fichar por el límite salarial.

Así las cosas, el Barça va con pies de plomo y a estas alturas del mercado sigue planteando, aunque ya con la boca pequeña, un traspaso, que hasta podría rondar los 20 millones de euros. Cifras del todo inasumibles para un Betis que quiere una cesión, está dispuesto a pagar por ella, y que evidentemente también abonaría la ficha del futbolista.

Al final, parece inevitable que el acuerdo llegue en forma de cesión y que el Barça intente sacar el máximo beneficio económico en la cantidad por salir cedido, que en SPORT informamos que serían unos 1,5 millones, y de la opción de compra. El caballo de batalla aquí estaría ya no solo en la cantidad, sino que el Betis quiere que se cumpla solo si se dan una serie de condicionantes en cuanto al rendimiento de su jugador… pero entonces, estrictamente, dejaría de ser obligatoria. Incluso, desde Sevilla se apunta que el Barça se habría planteado renovar al centrocampista antes de cederlo para que cuando regrese del préstamo no esté a meses para poder decidir su futuro sin que el club azulgrana vea cantidad alguna.

En todo caso, lo que parece evidente es que Rafinha, de una manera u otra, saldrá en las próximas horas. Al jugador le convence la opción del Betis, Quique Setién ha apretado para llevárselo y ha convencido al brasileño. Para los verdiblancos es la gran llegada del verano y cualquier otro nombre queda en la recámara. Pero el reloj sigue agotando el precio y el fin del mercado está a la vuelta de la esquina.

Fuente: Sport

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: