El joven brasileño se realizó varias operaciones y quedó igual al novio de la muñeca “Barbie”,

Los años de múltiples cirugías y procedimientos estéticos le están pasando una factura muy alta a Rodrigo Alves, mejor conocido en redes sociales como el “Ken Humano”. Hace aproximadamente un año, tuvo que visitar de urgencia un hospital en Málaga, España, por complicaciones tras una cirugía plástica de nariz que le causaron necrosis y una peligrosa infección de estafilococo.
Ahora, un doctor en Los Ángeles le dio la terrible noticia de que podría perder la nariz al enfrentar otras complicaciones médicas.
“Tenemos que reconstruir tu nariz completamente”, le dijo el reconocido cirujano plástico Paul Nassif en un programa de televisión en el que el singular personaje apareció como invitado. “Esto se va a morir y se te va a caer”, agregó el médico haciendo un círculo alrededor de la nariz con su dedo índice ante la mirada aterrorizada de Alves, de 32 años.
“El problema es lo que llamamos tejido suave envolvente, eso es la piel”, prosiguió Nassif. “Así que como tú te sometiste a tres cirugías en un período de 12 a 15 meses, has destruido el tejido”, exclamó el especialista mientras otro médico del show confirmaba: “La piel no está bien”.
Alves, más conocido como el “Ken Humano”, es un joven brasileño de 32 años que siempre soñó con tener la cara del popular muñeco. Para eso se sometió a más de 58 cirugías e invirtió alrededor de 350 mil euros.
“Tengo ganas de llorar ahora mismo, pero me aguanto las lágrimas porque de verdad estoy extremadamente preocupado”, expresó entre lágrimas tras el diagnóstico médico.
“Me merezco una medalla por todo este trabajo. Valió la pena todo el dolor para alcanzar la perfección”, confesó al diario británico The Mirror cuando se intervino por última vez. Alves contó que decidió transformarse porque cuando era niño le hicieron bullying. “A los siete años me enviaron a un internado. Los niños me empujaban por las escaleras y metían mi cara dentro de un urinario. Tenía pechos como las mujeres y estaba gordo, feo y deprimido. Sólo quería ser aceptado por la sociedad y conseguir acercarme al ideal de belleza brasileño”, indicó.

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: