Tegucigalpa. La Fiscalía Especial para el Enjuiciamiento de Funcionarios y Servidores del Sector Justicia (FEEFS-SJ) y la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), con el acompañamiento de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH),lograron hoy Sentencia Condenatoria en contra el ex vicepresidente del Consejo de la Judicatura y Carrera Judicial, Teodoro Bonilla, por Tráfico de Influencias en el caso “Shalom”.

Dicho Fallo de Culpabilidad, proferido por la Sala III del Tribunal de Sentencia, fue por “Unanimidad” y en el mismo se destaca la eficacia probatoria del Ente Acusador.

A criterio del jugador el Ministerio Público claramente consiguió demostrar y poner al descubierto la forma y la manera en que en el expediente “Shalom” Teodoro Bonilla y las juezas coimputados Liz María Ernestina Núñez Cardona y Delmy Elizabeth López Paz malintencionadamente manipularon la Ley y dieron un beneficio a los dos parientes del exconcejal procesados por delitos de criminalidad organizada.

En el operativo llamado SHALON por parte de la unidad anticrimen del Ministerio Publico en 2014  desarticulizo una red de lavado de activos en el que se decomiso 74 vehiculos, armas de fuego comerciales y de uso prohibido, dinero en efectivo y se confisco bienes inmuebles, según el reporte de la época propiedad de Carlos Roberto Bonilla y Carlos Jose Funez el primero pariente del exconsejal.  

Asimismo, se le da la razón a la Fiscalía en lo concerniente a que no existe ningún tipo de vicio de nulidad o controversia en lo que respecta a la obtención de la prueba, por lo que se considera de origen licito las escuchas telefónicas y el procedimiento y la tramitación para la solicitud de la misma. Lo anterior, “Por Mayoría” del Tribunal.

Durante el juicio oral y público en la Sala III de Sentencia, se presentaron escuchas de conversación entre el entonces presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Honduras, Jorge Rivera Avilés y la jueza Liz María Núñez, otra de las imputadas por beneficiar a dos parientes de Bonilla.

En otra parte de las escuchas, la Fiscalía trató de evidenciar una relación más allá de la amistad entre Bonilla y la jueza López.

Los audios de llamadas entre ambos señalan; el primero invitaba a la segunda a pasar por su habitación, en el hotel que se hospedaba, cuando visitaba San Pedro Sula, entre otros.

Por consiguiente, se considera que el Tráfico de Influencias se consumó, por lo que la pena se agrava de seis a nueve años de reclusión, más una pena de 200 a 300 mil lempiras, al tiempo que se revocan las medidas de Arresto Domiciliario por la de Prisión Preventiva.

Cabe señalar, que por esta misma causa criminal, Liz María Ernestina Núñez Cardona guarda Prisión Preventiva en la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS) por los delitos de Prevaricato y Abuso de Autoridad, y contrario a ello, en el caso de Delmy Elizabeth López Paz, quien actualmente se desempeña como Magistrada de Corte de Apelaciones Civil de San Pedro Sula, se continúa a la espera que la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) resuelva la admisión del Antejuicio promovido en su contra por los delitos de Abuso de Autoridad y Tráfico de Influencias, en virtud de haber sido anulado por una circunstancia meramente formalista.

La Audiencia de Individualización de la Pena se llevará a cabo el próximo 21 de agosto. Cabe mencionar, que Bonilla fue suspendido de su cargo y privado de su libertad desde el pasado 15 de febrero del 2016, por los delitos de abuso de autoridad y tráfico de influencias.

 

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: